Los cereales son alimentos de lo más cotidianos que consumimos muy a menudo y que forman parte de nuestra dieta. El arroz es sin duda uno de los favoritos, y es que con él se elaboran platos tan aclamados como la tradicional paella valenciana o el delicioso risotto italiano.

En el mercado lo podemos obtener de diferentes clases, y es que hay variedad de producciones de arroz en diferentes puntos del mundo que nos proporcionan ciertas particularidades. En este sentido, la decisión de compra suele atender a una cuestión de gustos o depender del plato que se va a elaborar.

Algo un poco diferente ocurre cuando hablamos del arroz integral o el normal. A la hora de tomar una decisión, a veces se valora el sabor y en otras ocasiones la creencia de que el integral engorda menos o es más saludable. Pero, ¿sabes realmente cómo es cada uno? En este artículo te ayudamos a conocer sus distinciones.

El arroz en nuestra alimentación

La dieta mediterránea está considerada como una de las más saludables del mundo y es precisamente la que seguimos en países como España. En ella priman las verduras, los pescados, determinadas carnes y el tan bien valorado aceite de oliva.

Entre los ingredientes más destacados también se encuentra el arroz. Es un cereal muy versátil que tiene un coste accesible y nos permite hacer delicias propias de nuestra cultura gastronómica. Sirve para crear platos de lo más elaborados, pero también para las guarniciones sencillas o para los momentos en los que debemos apostar por la dieta blanda. Total, un ingrediente que conviene tener en toda despensa.

En restaurantes especializados en este tipo de cocina como PalaceFesol se pueden probar arroces exquisitos, algo que gusta tanto a las personas autóctonas como a los turistas que no están familiarizados con la mencionada dieta mediterránea. Al final, se convierte en un sello de identidad.

De entre las diferentes variantes o modalidades disponibles, el arroz blanco y el arroz integral se encuentran entre las más conocidas y codiciadas. El primero es porque suele ser la base de la mayoría de los platos de nuestra cultura culinaria que contienen este cereal y el segundo, porque se considera más saludable, como una alternativa dietética. Pero, ¿qué diferencias hay entre ellos?

Valor nutricional del arroz blanco

El arroz blanco o normal tiene un proceso de refinado en el que puede perder algunas de sus valiosas vitaminas. Sin embargo, en el mercado hay arroces enriquecidos a los que se vuelven a añadir estos nutrientes para recuperar sus propiedades. Como norma general, este es el valor nutricional del arroz blanco:

  • Hidratos de carbono: 44,6 g
  • Grasa: 0,4 g
  • Proteína: 4,25 g
  • Calorías: 205
  • Fibra: 0,6 g
  • Folato: 91,6 mcg
  • Magnesio: 19 mg
  • Manganeso: 0,7 mg
  • Selenio: 11,8 mcg
  • Vitamina B3 (niacina): 2,3 mg

Valor nutricional del arroz integral

El arroz integral conserva los granos al completo con todas sus capas, por lo que cabe esperar que sean más efectivos cuando hablamos de valores nutricionales. Esta es una de las razones por las que muchas personas apuestan por este ingrediente. Aquí te mostramos el valor nutricional del arroz integral:

  • Hidratos de carbono: 52 g
  • Grasa: 2 g
  • Proteína: 5,5 g
  • Calorías: 248
  • Fibra: 3,2 g
  • Folato: 18,2 microgramos (mcg)
  • Magnesio: 79 miligramos (mg)
  • Manganeso: 2 mg
  • Selenio: 11,7 mcg
  • Vitamina B3 (niacina): 5,2 mg

Principales diferencias entre el arroz normal y el integral

Es posible que los valores nutricionales solo te aporten una ligera orientación de las diferencias entre ambos productos, especialmente si no eres nutricionista y no sabes mucho del tema. Por lo tanto, aquí te desglosamos las diferencias más importantes de forma detallada.

Fibra

El papel de la fibra es francamente relevante en los alimentos que consumimos, ya que contribuye a una próspera salud intestinal. Con la cantidad necesaria al día podemos mejorar tanto nuestras digestiones como nuestra facilidad a la hora de ir al baño. En este sentido, es el arroz integral el que nos aporta casi tres veces más fibra.

Índice glucémico

El arroz integral cuesta más asimilarlo, así que nuestro organismo se toma bastante más tiempo para hacerlo. Esto hace que se pueda mantener un mejor índice glucémico a la hora de consumir este ingrediente.

Calorías

Las calorías son algo que preocupa a muchas personas porque hay la creencia de que con ellas se engorda. No es del todo así, pues estas simplemente son un aporte energético que obtiene nuestro cuerpo y que, claro está, sí debemos “quemar” después del consumo. En este sentido las diferencias son mínimas, aunque la versión integral suele tener algunas calorías más.

La forma de cocinar

La forma en la que se cocina cada tipo de arroz también presenta ciertas diferencias porque su textura y composición es diferente. El arroz integral necesitará más agua y más tiempo de cocción para quedar perfectamente cocido, ya que se trata de un cereal que es más duro y que tiene más capas que se tendrán que reblandecer para consumirlo.

Proteínas y grasas

El arroz no es generalmente un alimento con elevado índice de proteínas, es por su propia naturaleza y es común a todos los tipos que existen, aunque el integral tendrá algunas más que el formato blanco. Por otro lado, en el salvado es donde encontramos los ácidos grasos (precisamente lo que se trata para originar el arroz blanco) y este está presente en el arroz integral, con un mayor índice de grasas.

Beneficios del arroz blanco

La realidad es que el arroz blanco e integral pueden aportar carbohidratos, vitaminas y otros nutrientes muy interesantes. Los dos nos ofrecen beneficios cada uno a su manera. Aquí te mostramos algunos de los más destacados en el arroz blanco:

  • Hemos visto que parte del secreto del arroz integral es que se digiere más lento y por ello dota de menor índice glucémico. Sin embargo, esto es una ventaja digestiva para el arroz blanco, que suele ser más beneficioso para el estómago.
  • Los carbohidratos simples que proporciona este tipo de cereal son perfectos para los deportistas, ya que dotan de energía de forma inmediata antes de un entrenamiento.
  • Las versiones enriquecidas a veces tienen niveles nutricionales más interesantes que los integrales en algunos ingredientes, por ejemplo, la cantidad de folato.
  • El arroz blanco es de los más prácticos, pues tiene un precio más económico que la versión integral y aguanta por más tiempo en buenas condiciones.

Beneficios del arroz integral

Hemos visto que el arroz integral puede conservar mejor determinadas propiedades y que tiene un valor nutricional algo diferente. Esto nos ofrece otros beneficios que merece la pena contemplar y que van a ser los que te mostramos:

  • Solo con una taza de arroz integral ya podemos tener una cantidad aproximada del 10% de fibra que necesita nuestro cuerpo a lo largo de todo el día.
  • Nos ofrece un tipo de carbohidrato complejo, como ocurre con el resto de los cereales integrales, y esto favorece la prevención de problemas cardíacos u otras enfermedades.
  • Es fuente de vitaminas y minerales muy importantes para el cuerpo humano como el magnesio, el selenio o la vitamina B3.
  • Presenta un índice glucémico interior al del arroz blanco, por lo que es una alternativa mucho más favorable para las personas que deben controlar los noveles de azúcar en sangre por diferentes motivos.