Los edificios deben pasar un riguroso control técnico cada cierto tiempo. Esto sirve para verificar que las construcciones se mantienen en buen estado de conservación y garantizan la seguridad para los que están dentro de ellas, y también para la integridad de las personas de alrededor. 

La ITE se conocía como la Inspección Técnica de los Edificios, sin embargo, este término cambió en el año 2013. Fue con la entrada en vigor de la Ley 8/2013 de Rehabilitación, Regeneración y Renovación urbana, la que fomentó que se pasara a llamar IEE y se convirtiera algo de mayor magnitud, con otras particularidades. 

A continuación te ofrecemos una guía básica sobre lo que es ahora el IEE, en que consiste la inspección de edificios o su obligatoriedad. Lee atentamente y resuelve todas tus dudas al respecto.

¿Qué es un IEE?

En la actualidad se encuentra en vigor lo que conocemos como IEE o Informe de Evaluación del Edificio. No deja de ser un informe de base técnica encargado de analizar el estado en el que se conservan las construcciones. Sin embargo, es más completo que la antigua ITE, pues también contempla otros aspectos como la eficiencia energética que posee o su accesibilidad. Gracias a esto obtenemos una mayor seguridad y podemos hacer un plan de rehabilitación o remodelación mucho más exacto cuando llegue el momento.

La persona encargada de realizar este informe debe ser un profesional cualificado que revise todo el edificio, repare en las lesiones que hay en él y las refleje en un documento. Como consecuencia, saldrá un informe que se declare como “favorable” o “desfavorable”. Este se registrará cuando esté finalizado para que cuente con la validez pertinente.

¿Cuándo es obligatoria la inspección de los edificios?

La inspección técnica de la que hablamos es obligatoria para determinados edificios que son de uso residencial y que tienen cierta antigüedad o características. Será en los siguientes casos:

  • Más de 50 años. Los edificios de viviendas que tienen más de 50 años de antigüedad deben superar esta inspección obligatoriamente y sin excepción.
  • Menos de 50 años. En los casos de los edificios más recientes solo será obligatorio en el momento de solicitar una ayuda para efectuar algún tipo de rehabilitación o reforma.

Lo habitual es que te preguntes si tu edificio ha pasado ya su inspección obligatoria o no, especialmente si no estabas desde el momento de su construcción. No obstante, debes saber que cualquier persona puede obtener esta información introduciendo los datos en el visor que tiene integrada la web oficial del IEE en algunas comunidades autónomas. Además, hay empresas especializadas como ARKespai que pueden hacer las comprobaciones pertinentes por ti y también los trámites necesarios para hacer efectiva esta inspección. 

El informe IEE, ¿qué contiene?

El correspondiente técnico hará las visitas necesarias al edificio para obtener un completo informe. Durante este proceso se encargará de evaluar todas las viviendas, fachadas y espacios comunes, por lo que puede tardar un tiempo es completarse. De todo ello se van a sacar datos y conclusiones reflejadas en un informe técnico dividido en las siguientes secciones que te mostramos a continuación. 

Estado de Conservación

En este apartado se van a reflejar las lesiones o carencias que afectan al estado de conservación de la construcción. Concretamente, las que estén relacionadas con:

  • Las fachadas y medianeras.
  • La estructura del edificio.
  • Los suelos y cubiertas.
  • Las instalaciones de electricidad y agua.

Condiciones de Accesibilidad

La accesibilidad es otro aspecto que evalúa el IEE y esto se refiere a las barreras arquitectónicas que pueden existir en el edificio, es decir, lo complicado que pueda ser acceder a las viviendas, especialmente en casos en los que los usuarios tienen algún tipo de problema de movilidad. También es habitual que se registre el nivel de adaptación que se puede obtener en el caso de presentar carencias en este sentido.

Certificación Energética

En este punto se expone un Certificado de Eficiencia Energética válido para todo el edificio en su conjunto, independiente del que pueda tener cada vivienda de por sí. Eso sí, este no contempla los locales que están destinados a otros fines que no son el residencial.

Consecuencias de no hacer el IEE cuando corresponde

Los trámites obligatorios como este hay que efectuarlos, ya que pasarlo por alto tiene sus consecuencias. Los edificios que no realizan el IEE en el plazo que corresponde están incurriendo en lo que se denomina como una infracción urbanística. Como tal, el Ayuntamiento tendrá la potestad de poner una sanción a los responsables. 

Otra posibilidad a la que te enfrentas es que se efectúe un IEE de oficio que correrá a cargo de los propietarios de la construcción. Incluso, en algunos ayuntamientos esto puede llevar al rechazo inmediato de las Licencias de Segunda Ocupación. Como ves, las medidas van a cambiar según la zona en la que te encuentres.

Por otro lado, esta infracción también puede traer algunos disgustos añadidos. Si en el edificio hay algún problema, daño o accidente, te será mucho más complicado reclamar una indemnización o ayuda. La mutua verificará que no tiene el IEE y se acogerá a esto como justificación para no hacerse cargo.

¿Qué ayudas se pueden solicitar para realizar la inspección de un edificio?

Con la intención de facilitar el cumplimiento de esta inspección en tiempo y forma, el Gobierno facilita unas subvenciones destinadas a cubrir con parte de los gastos. Concretamente, se ofrece una cantidad máxima de 20 euros por cada vivienda que compone la construcción en total. También una cantidad máxima de 20 euros por cada 100 metros de superficie útil de los locales, siempre que todo esto no supere el 50% del coste total de la inspección ni la cantidad de 500 euros.

Por otro lado, cuando la necesidad de la inspección viene por una reforma o rehabilitación en el edificio, es posible solicitar una subvención para este fin. El IEE será imprescindible para llevarla a cabo, pero si se tramita dicha ayuda puede ser más cuantiosa que la que nos ofrecen para la inspección. 

Informe desfavorable: ¿qué ocurre en este caso?

Como hemos advertido, el informe va a presentarse como favorable o desfavorable una vez finalizado. Lo más normal es que no exista ningún problema, sin embargo, en alguna circunstancia se puede obtener una resolución desfavorable.

En este caso, el informe tendrá un acta que enumere todos los daños encontrados en la construcción y la importancia que pueden tener cada uno de ellos. Finalmente, el propio técnico expone una propuesta para la resolución de todos estos problemas e incluye un plazo que es generalmente orientativo. Los propietarios, entonces, deben hacerse cargo de estas reparaciones en el tiempo correspondiente.

Cuando el técnico detecta algunas lesiones que entiende como peligrosas y que pueden suponer un riesgo inminente para la seguridad de los habitantes o de terceras personas, se determina la intervención pertinente en un plazo máximo de 24 horas. En casos especialmente urgentes, se puede comunicar una “Comunicación de Riesgo Inminente” al Ayuntamiento para que este actúe en consecuencia.